Hoy comparto los libros y cuentos de mi biblioteca personal y de aula, una recopilación de títulos relacionados con la Educación Emocional.

Esta recopilación será actualizada de vez en cuando, así que os invito a que compartáis cualquier título que pueda incluir en ella.

Además, muchos de los libros enfocados hacia el alumnado han sido tratados en el aula así que, iré poco a poco enlazando los cuentos con sesiones y actividades realizadas con éxito con mi alumnado de 2º de Educación Primaria.

EDUCACIÓN EMOCIONAL PARA DOCENTES:

“La práctica de la Inteligencia emocional”, de Daniel Goleman.

Goleman nos muestra las capacidades que necesarias  para  ser  más competentes en nuestro trabajo diario. Llega a la conclusión de que, desde los puestos de trabajo  más sencillos hasta los altos cargos  directivos cargados de responsabilidades, el factor determinante no es ni  el  cociente  intelectual,  ni  los títulos universitarios, ni la pericia técnica: es la inteligencia emocional.

“Cómo gestionar hoy los conflictos en la escuela. Trabajando la Inteligencia Emocional en el aula”, de María Eugenia Blanco.

Según la autora,  para  llegar a ser adultos felices es   necesario trabajar en la infancia y adolescencia la  inteligencia emocional (la inteligencia intrapersonal y  la  interpersonal). Y muestra actividades y vivencias dinámicas  que ayudan a   comprender cómo podemos relacionarnos mejor con quienes nos rodean.

“Educar con inteligencia emocional: Cómo conseguir que nuestros hijos sean sociables, felices y responsables”, de Maurice Elias.

Tomando como referencia los cinco principios básicos del gran éxito de Daniel Goleman, “Inteligencia emocional”, el autor explica cómo aplicarlos para obtener buenos resultados  en la  educación de los niños y niñas en el aula. Interesante la propuesta de actividades secuenciadas.

“Inteligencia emocional para niños. Guía práctica para padres y educadores”, de Mireia Golobardes y Sandra Celeiro.

Este libro nos muestra una reflexión  sobre la inteligencia  emocional en niños  y  adolescentes y aportar algunas herramientas prácticas útiles en el día a día  tanto en casa como en la escuela. En este libro se va combinando teoría y práctica, con muchos ejemplos, ejercicios, cuentos, fichas para aplicar en casa y en la escuela, etc. con el fin que su lectura sea amena, entendible y fácilmente aplicable en la situación concreta.

“Inteligencia emocional en educación”, de Rafael Bisquerra Alzina y Juan Carlos Pérez González.

Esta obra, revisa  las  implicaciones  de la investigación  sobre  inteligencia emocional para la mejor de la calidad de la educación integral, en general, y de la educación emocional, en particular. Interesante pero muy teórica.

“Educación emocional: Propuestas para educadores y familias (Aprender a ser) de Rafael Bisquerra y Carolina Moreno.

El objetivo es el desarrollo de competencias emocionales, entendidas como competencias básicas para la vida. Este libro tiene un enfoque eminentemente práctico. Se presentan multitud de actividades y ejercicios para el desarrollo de competencias emocionales, dirigidas a la educación infantil, primaria, secundaria y familias.

“Maestros del corazón (educación emocional y en valores)”, de VVAA.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de interioridad? ¿Se puede, y debe, educar la interioridad en la escuela? ¿A quién le corresponde? ¿Existe una pedagogía de la interioridad? En este libro podemos hallar las respuestas a estas y otras preguntas en relación con una temática tan innovadora como necesaria en la educación del siglo XXI. Diez especialistas de renombre del ámbito educativo se unen aquí para reivindicar y fundamentar, de forma coral, una Pedagogía de la Interioridad desde disciplinas tan diversas como la neurociencia, la psicopedagogía, la filosofía y el conocimiento, la docencia, la espiritualidad, la meditación, la psicología o la educación emocional…

“Inteligencia Emocional (Materiales para educadores)” de Cordelia Estévez.

 Con el objetivo de enseñar de una manera divertida y amena las diferentes habilidades que conforman la Inteligencia Emocional, la profesora Cordelia Estévez y sus colaboradoras han desarrollado este libro en el que, a través de fichas y actividades adaptadas a la infancia, se practican habilidades tan importantes como la empatía, la expresión de emociones o la asertividad entre otras.

“Cuentos para vivir emociones”, de Begoña Ibarrola.

Los 46 cuentos que forman parte de este libro, pretenden, además de divertir, ayudar a los adultos en la misión de iniciar al niño en el maravilloso mundo de las emociones, territorio difícil de explorar si no se cuenta con materiales adecuados y sobre todo una gran dosis de delicadeza y respeto. El libro está organizado en nueve capítulos, correspondiendo cada uno a una emoción, en la que se basan los cuentos que contiene: Alegría, Tristeza, Enfado, Miedo, Orgullo, Envidia y Celos, Confianza en uno mismo, Vergüenza y Culpa.

EDUCACIÓN EMOCIONAL PARA EL ALUMNADO DE EDUCACIÓN PRIMARIA:

“Laberinto del Alma”, de Anna Llenas.

Un viaje hacia el interior de uno mismo donde exploraremos los estados del alma (con tantos rostros, pensamientos y sentimientos como estados en que te puedas encontrar), acompañados de unas ilustraciones inspiradoras y sugerentes. Un diccionario de emociones que llega a lo más hondo.

“Te quiero (casi siempre)”, de Anna Llenas.

Un libro interesantísimo para niños y mayores que invita a la comprensión   de   aquello  que    nos  hace diferentes,   mostrando   el   mágico   efecto de   los   polos   opuestos…  Narrado en un lenguaje sencillo, es una autentica joya para tratar las emociones y la diversidad en el aula.

 “El monstruo de colores”, de Anna Llenas.

Una historia  sencilla  y divertida, sobre un monstruo que confunde sus emociones. Este cuento introduce a pequeños   y  a   mayores   en  el   fascinante lenguaje  de  las  emociones de manera sencilla. Destacar también sus potentes ilustraciones.

Monstruo Triste, Monstruo Feliz”, de Ed Emberley y Anne Miranda.

Un cuento que ayuda a los más pequeños a conocer las emociones, permite trabajarlas a partir de algo tan temido para ellos, los monstruos, y ver que realmente aquello que tanto temen también puede tener sentimientos. Por otro lado, trae  máscaras de monstruos con diferentes emociones para jugar con ellas.

“El emocionario”, de Cristina Núñez Pereira y Rafael Romero.

Un itinerario  a través de las  emociones que tenemos   cualquier  ser  humano. Con  esta herramienta  los niños aprenden a  identificar  cualquier  sentimiento y como  controlarlo. Se puede trabajar de manera progresiva en el aula en función del tiempo de que dispongamos.

“Nube”, de Gloria Falcón.

A partir de su amigo imaginario, Nube, una niña va pasando por los diferentes estados de ánimo acompañados de una ilustración colorista y emotiva que nos permiten empatizar más con el personaje. Un homenaje a la amistad y a esos amigos imaginarios de la infancia.

“Recetas de Lluvia y Azúcar” de Eva Manzano.

Una delicia de libro para los más grandes y en especial, para aquellos niños que tengan afinidad por la cocina. Un recetario de mezclas emotivas y dulces donde dejarse degustar los manjares emocionales.

“Cuentos para educar con Inteligencia Emocional”, de Clara Sánchez y Sara Peñalver.

Este   libro   nos muestra diversos cuentos enfocados   a comprender   y gestionar  nuestras emociones. Combina los colores con los diferentes tipos de personalidades o de reacciones del niño frente a la realidad. Y, además de los cuentos que propone la autora, podremos crear nuestros propios cuentos personalizados con este método para ayudarles través de los cuentos.

“A la cama, ¡monstruos!”, de Isabelle Bonameau.

Un cuento sencillo y colorido para Infantil y Primer ciclo de Primaria. Una manera  divertida de afrontar y superar los miedos nocturnos donde una pequeña, junto a su gato,  deciden  asustar  a  los monstruos de su  habitación  para  que  se  vayan  y  puedan dormir tranquilos.

“El país de los cuadrados y de los círculos”, de Francesco Tonucci.

Figuras geométricas que nos hablan sobre diversidad y convivencia entre culturas distintas y de lo interesante y rico que es el momento en que entre ellas se mezclan y conviven mejorando ellos mismos y el lugar donde viven. Una historia curiosa también para trabajar la geometría de manera divertida.

“Los fantasmas no llaman a la puerta”, de Eulalia Canal.

Un simpática y divertida historia de dos grandes amigos que todo lo comparten, pero un día llega un tercero que hace tambalear la relación y uno de ellos busca de todas formas que ese tercer personaje desaparezca. Con mucho humor en su narrativa e ilustraciones, esta historia de celos acaba mejor de lo que esperamos.

“Enfadados”, de Miguel Cerro.

La paz de un vecindario se ve truncada por la disputa de dos vecinos, plasmándose en la historia lo absurdo que puede llegar a ser un enfado y lo importante que es la buena convivencia para vivir en paz.

“Cuando me hice así de pequeño”, de Miguel Ángel Díez.

Una historia para transmitir el sentimiento de tristeza o inferioridad que a veces nos hacen sentir otras personas y de la importancia de afrontar estos problemas. Pero no toda está perdido, sino que depende de cómo nos lo tomemos.

“Cuentos para ser feliz: Historias para ayudar a los más pequeños a vivir mejor”, Gaspar Hernández y Jordi Llavina.

20 cuentos para contar padres a hijos y hablar sobre emociones como la tristeza, el miedo, la autoestima. Viene cada cuento acompañado de unas fichas de ayuda para los padres.

“La oscuridad”, de Daniel Handler.

Respeto, miedo y curiosidad siente el protagonista de esta historia a la oscuridad, pero que a lo largo de la historia contada con intriga, irá superando. Una oportunidad de trabajar los miedos con los niños más grandes.